· La Rioja ·

Cualquier amante del buen vino en el mundo reconoce inmediatamente esta región, pues La Rioja da nombre a los excelentes caldos que desde hace siglos se producen en la que fue la primera Denominación de Origen de España.

Visitar bodegas y viñedos para catar sus vinos y disfrutar de su gastronomía, es uno de los principales motivos por los que cada año se acercan a La Rioja miles de bon vivants.

Muchas de las experiencias que ofrece La Rioja giran en torno a este preciado líquido, como los tratamientos de vinoterapia que ofrecen en sus fantásticos balnearios de aguas termales, los paseos en globo sobre los viñedos o festivales como la Batalla del Vino en Haro, por citar alguno.

Para los que quieran ampliar su conocimiento en esta materia, el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, en la coqueta localidad de Briones, está considerado por muchos expertos como el mejor del mundo.

Pero, si bien el vino es una maravillosa excusa para visitar La Rioja, no es la única.

Su hermosa capital, Logroño, y poblaciones como Santo Domingo de la Calzada o Nájera, son parada obligada para cualquier peregrino del Camino de Santiago.

Y especial importancia tienen los monasterios de Suso y Yuso, situados en San Millán de la Cogolla y declarados Patrimonio de la Humanidad en 1997.

Tradicionalmente se ha señalado este lugar como la cuna de la lengua española, hablada por casi 500 millones de personas en todo el mundo, pues entre sus murallas se conservan los textos más antiguos escritos en este idioma: las Glosas Emilianenses.

Y si te atrae más la paleontología que la filología, en La Rioja podrás encontrar algunos de los restos de dinosaurios mejor conservados de toda Europa.

Siguiendo la Ruta de los Dinosaurios, repleta de icnitas o huellas de estos fascinantes reptiles, aprenderás mucho sobre la forma de vida de los habitantes de La Rioja hace millones de años…